Olga Chetverikova – ‘Global Research’ / Abril 2009

Ciertas «izquierdas» sociológicas de este país parecen haber sucumbido al pesimismo nihilista. Su argumento principal para no «actuar», no moverse decidida y radicalmente contra la crisis y el capitalismo global que la sustenta, viene a decir: «… mientras no termine esto en un nuevo fascismo»… Con tal previsión cierran todo debate en torno al conflicto social y a la movilización necesaria, justifican las medidas socialdemócratas dominantes como males menores, y sobre todo les sirve como atenuante de su pertenencia a una clase media acomodada, conformista, mediocre y anodina que espera que su voto electoral les ayude a salir del atolladero en el que «los grandes» de este mundo nos han metido.