¿Tengo que desgarrarme para ser verdad?