Un «sector» inventado, definido con un anglicismo que nadie sabe muy bien a lo que se refiere pero que identifica trabajos que todos conocemos.

El Telemarketing es la voz de los servicios de emergencia (061, 112,…) y de los servicios públicos (010, Agencia tributaria, denuncias telefónicas de la policía, comunidades autónomas,…); de servicios básicos como la luz, el agua, el gas o el teléfono; y de los grandes negocios como la banca telefónica, la compra electrónica, las nuevas plataformas de televisión o el frenético negocio de las recientes compañías de internet y de telefonía fija y móvil (Movistar, Vodafone, Amena, Telefónica Retevisión, Uni-2, Jazztel, Tele2,…),… pasando por el asesoramiento laboral de CCOO, los telemaratones, los horóscopos o los números eróticos. La cara amable para los clientes que oculta la cruz de la subcontratación, del salario de miseria y del despido colectivo fácil, del trabajo precario y sumiso.