En el sector de la automoción, la integración en la Unión Europea, de los últimos diez países, ha tenido como resultado un aumento de la competitividad, al incrementarse la presión para recortar costes