Durante los últimos años es fácilmente constatable que se está produciendo un cambio de paradigma en la política cultural catalana y en las relaciones que esa política tiene con los diversos agentes sociales y productores culturales del país.