Se afianzan y consolidan las reglas de juego para la ganancia del capital y el dinero. Todos de acuerdo con las políticas neoliberales de Bruselas.