Los ERE, como todos los procesos de reducción de plantillas, son una parte importante del proceso de precarización. Se destruye empleo estable y se sustituye por temporalidad, precariedad,inestabilidad y flexibilidad de las condiciones de trabajo.