La última reforma laboral ha supuesto la universalización del contrato indefinido “barato”y la transferencia de dinero de las arcas públicas a manos empresariales a través de subvenciones y bonificaciones.